miércoles, 19 de agosto de 2009

ME VA LA VIDA EN ELLO

Cierto que huí de los fastos y los oropeles
y que jamás puse en venta ninguna quimera,
siempre evité ser un súbdito de los laureles
porque vivir era un vértigo y no una carrera.

Pero quiero que me digas, amor,
que no todo fue naufragar
por haber creído que amar
era el verbo más bello…
dímelo…
me va la vida en ello.

Cierto que no prescindí de ningún laberinto
que amenazara con un callejón sin salida
ante otro “más de lo mismo” creí en lo distinto
porque vivir era búsqueda y no una guarida.

Pero quiero que me digas, amor,
que no todo fue naufragar
por haber creído que amar
era el verbo más bello…
dímelo…
me va la vida en ello.


Cierto que cuando aprendí que la vida iba en serio
quise quemarla deprisa jugando con fuego
y me abrasé defendiendo mi propio criterio
porque vivir era más que unas reglas en juego.


Pero quiero que me digas, amor,
que no todo fue naufragar
por haber creído que amar
era el verbo más bello…
dímelo…
me va la vida en ello.


Luis Eduardo Aute.


jueves, 13 de agosto de 2009

EL FIN


Cuando llegue el invierno tétrico
y dejemos de consolar a la memoria
yo estaré a tu lado.
Seguirán a nuestros pasos las sonrisas
que fuimos abandonando a lo largo del camino
y al volver la cabeza
encontraremos una vida.
Porque yo estaré a tu lado
cuando tus ojos destilen interrogantes
y mis respuestas sean incapaces
de soltarse de la prisión de mis labios.
Pero estaré a tu lado
y eso bastará para querernos.

LA BRÚJULA

Porque en cada cosa hay una huella de tu tiempo.

En esta noche que habito,
en esta tierra que recorro
el sol temprano
se esconde en segundos cortos:
no anuncia nada.
Yo busco en cada recodo
una palabra que al fin
forme el perdón de mi pecado.

Porque en cada día hay una huella de tu tiempo.

Siempre vuelvo a ti, es curioso,
siempre vuelvo.
Algún día mi voz volará,
se alejará de hoy,
alcanzará mi eco doliente
y podré entender mis palabras.
Se marcharán de mis labios
estos besos negros.

Porque en cada lágrima hay una huella de mi silencio.

Mas caminaré entre las serpientes
de este desierto
con sólo en mis manos
EL vacío,
la espera,
el tiempo...

Siempre vuelvo a ti, es curioso,
siempre vuelvo.