jueves, 13 de agosto de 2009

LA BRÚJULA

Porque en cada cosa hay una huella de tu tiempo.

En esta noche que habito,
en esta tierra que recorro
el sol temprano
se esconde en segundos cortos:
no anuncia nada.
Yo busco en cada recodo
una palabra que al fin
forme el perdón de mi pecado.

Porque en cada día hay una huella de tu tiempo.

Siempre vuelvo a ti, es curioso,
siempre vuelvo.
Algún día mi voz volará,
se alejará de hoy,
alcanzará mi eco doliente
y podré entender mis palabras.
Se marcharán de mis labios
estos besos negros.

Porque en cada lágrima hay una huella de mi silencio.

Mas caminaré entre las serpientes
de este desierto
con sólo en mis manos
EL vacío,
la espera,
el tiempo...

Siempre vuelvo a ti, es curioso,
siempre vuelvo.

No hay comentarios: