jueves, 24 de diciembre de 2009


esta mañana yendo en el coche me he acordado de un día que te llamé por teléfono en una cabina que había frente al cine de verano Palacio de los deportes, ya no existe, y no paraste de rogarme que fuera a tu casa, a dormir contigo, a que me metiera en la cama contigo. Yo te dije que no podía, -no puedo-, y tú insistías: anda ven, por favor, ven. Me moría de ganas. -No puedo, de verdad, no puedo-.

1 comentario:

nuria dijo...

Feliz navidad Inma...millones de besos desde Würzburg...Muak