miércoles, 21 de julio de 2010

futuro pluscuamperfecto


¿Tú sabías que ella iba a nacer allí?
Antes habíamos pasado la noche en el coche, muchas noches...
esperando a oscuras en la escalera, sentada en un peldaño,
mirando el reloj cada cinco minutos.
Y entonces paramos enfrente de la iglesia
y cogí tu mano entre las mías, conté tus dedos,
los escuché, los besé, los olí...
Y supe que era lo único que quería, que siempre querría eso,
que quería esa mano, esos dedos, descansar mi cabeza en su palma.
Tomamos el mismo camino, el otro día, pasado el tiempo...
y entre aquellas montañas, en otro coche, lo recordé de nuevo.
-¿Tú sabías que ella iba a nacer aquí?
-Sí, me dijiste: tendré que ser un padre joven.-