jueves, 2 de diciembre de 2010


Un árbol de navidad asoma por debajo de la cama, veo a Angels estirar de él, lo saca con grandes esfuerzos y lo arrastra por todo el pasillo, baja escaleras, cruza puertas y lo pone de pie sobrepasando su cabeza. Me mira mientras lo aguanta y sonrie.

2 comentarios:

María dijo...

Delcioso post que he encontrado siguiendo tu comentario en mi rincón.
Ha sido un placer descubrirte.
Besos.

inma ortiz dijo...

muchas gracias María