martes, 4 de enero de 2011

SIN LLAVES

La vida que espero y esperaré
a la sombra en el oasis que me inventé.
Como el sabio en las cumbres del saber
soy alga en el mar de la calma;
soy tabla de mi propia salvación.
Me quiero y me protejo de mi misma voz.
Llévame, con mi corazón yo suelo hablar,
donde reine un tibio sol
a la luz de una espiga donde calentar
mis pies descalzos,
o quizás donde andar.
Quien duda no espera
remanso en el agua fiera,
qué pienso, si siento,
anhelos del sentimiento.
Mi risa, mi tiempo
que crezcan ansiosos por enamorar.
Llévame, con mi corazón yo suelo ir,
al lugar donde nací
a buscar caracolas al fondo del mar
que inunden mi paladar.
Despliego mis velas que hay que partir,
ahora canta el jilguero junto al rosal.
El alma remonta, quiere volar,
hoy es un gavilán en celo.
Candiles de aceite habrá que encender,
pintores holandeses mis manos mancharán.
En este altar antiguo que levanté
a lo alto de mis horas quiero subir,
como polen nuevo me quiero esparcir
en un total abandono.
Candiles de aceite habrá que encender,
sin llaves a las puertas del instante estoy.


EL ÚLTIMO DE LA FILA

5 comentarios:

María dijo...

Adoro esta canción que no sé por qué tenía postergada.
Gracias por traérmela (la oigo en este momento)
Un beso enorme.

inma ortiz dijo...

me alegro, a mí también me encanta. un beso para ti también.

bixitoluminoso dijo...

nunca la habia escuchado.

Ahora me meto en youtube y escucho a ver que tal suena al compas.

;)

inma ortiz dijo...

espero que te guste, es una joyita.

claudia dijo...

Hola Inma, discúlpame, pero en mi blog, no aparecen tus entradas tal vez podrías configurar el tuyo para que salgan, me gusta leer-te, y que dejes tu puerta sin llaves, en todos los instantes, para poder encontrar tu voz. Besos