sábado, 11 de junio de 2011

Común


nado, nado, nado, nado...
se me han enredado las sábanas en los tobillos

y al final he desistido,
he abierto los brazos

y me he dejado mecer
haciendo el muerto,
mirando al techo,

taladrándolo,

abriendo un agujero hacia el firmamento.

Cómo se nos verá desde las estrellas
navengando sin brújula en esta habitación lavanda.

Pequeños

animalitos

unidos desde siempre por la boca

con lenguas eléctricas

que se buscan y se tocan.

Ya te he dicho muchas veces lo guapo que eres

pero no tantas lo irresistible que me resultan

esas cuatro letras que susurras a mi oído
y que no es mi nombre.

Y que me hacen cosquillas en el cuello

mientras hieres mi costado con tus uñas afiladas.

Animal

que me hunde en tu cuerpo

convertido en tierra.

Se me escapa una carcajada

y ssssiiiissssseeeeaaassss
silencio, calla...

vas a despertarlos, a todos,
tonta.

Nado, nado y nado.

Eres guapo, guapísimo,

encuadrado en el colchón

como si fueras mi obra de arte.

8 comentarios:

claudia dijo...

soberbio tu poema!!!"cómo se nos verá desde las estrellas". Sueño o realidad, fascinante la obra de arte en el colchón. Besosss

inma ortiz dijo...

gracias claudia, por comentar y por visitarme.

María dijo...

Son una preciosidad tus palabras.
Sigues el extraño camino de las imágenes para hablarnos de un amor tan intenso que te hace cosquillas en el cuello...
Un placer.
Un beso. Inma.

león dijo...

Tia... no se con quien coño te acuestas en mi cama, ya te vale, me has puesto celoso.

inma ortiz dijo...

gracias maria. un beso

inma ortiz dijo...

león, por fin¡¡¡¡¡¡

Espérame en Siberia dijo...

¿Cuatro letras?
¿Será "hotel"? ¿"taxi"? ¿"amor"? ¿"sexo"?

Algunas son más interesantes que otras, ¿no?


¡Muá!

claudia dijo...

Inma: Cuando puedas pasar por mi blog... dejé "algo" para vos, espero que te ilumine, como a mí cuando lo recibí. BESOS