jueves, 23 de junio de 2011

Tan poco gesto


Me he sentado en una mesita dentro de mi minibar, la única mesita que mira a la calle. Desde allí se abre un cuadrado que contiene un trocito de acera y un trocito de calzada, una esquina, un escaparate lleno de obras de arte y un banco. Y lo más interesante son los viandantes que van apareciendo por un extremo o por otro, por sorpresa, por casualidad. Hoy en el banco me he encontrado con una espalda ancha azul marino coronada por una cabeza llena de leves onda marrones, con el pelo casi seco, casi mojado. Desde mi silla podía apreciar como se hinchaba su pecho de vez en cuando al coger aire con determinación. He pensado que a lo mejor estaba enfermo o triste. De pronto una chica con una coleta y siempre sonriendo se ha sentado a su lado y no ha dejado de mostrarme su perfil sin quitarle ojo al chico que tenía al lado y lo ha sujetado por el cuello mientras que, sin soltar la sonrisa, le ha dejado en su boca cinco o seis besos. Luego le ha besado en el hombro y ha seguido mirándole con ese amor... ha mirado su frente y luego sus ojos, su pelo y sus labios que ha vuelto a besar y otra vez su frente. Han hablado unas cuantas palabras y se han ido. Ya ves, he pensado, tan poco gesto para tanto amor, a veces cabe en un recuadro. Ya ves, he pensado que tal vez no estaba enfermo, sólo enamorado. Tu pelo casi seco, casi mojado, me ha azotado la nariz y he apoyado mi cabeza en tu espalda mientras el viento de la velocidad lo enredaba todo, a ti a mí a él. Me has susurrado, te voy a comer, y he sabido exactamente a qué te referías. Ya ves, he pensado, tanto amor para tan pocas palabras.

4 comentarios:

nuria dijo...

me encanta!

Espérame en Siberia dijo...

¿Cuánto amor nos cabe de una sola vez?

¡Qué hermoso!

María dijo...

Precioso paralelismo en estas palabras, POCAS PALABRAS...
A veces el amor no necesita ni una y puede sólo encenderse en el gesto.
Un beso enorme Inma, con mi afecto.

♥ Anabel ♥ Salvando a Julieta dijo...

El amor también es una enfermedad :) precioso!
Besitos!