miércoles, 20 de julio de 2011

Siete años


Que siete años no son nada para que la magia dure, para que la magia exista, para creer...
Que son pocos para que el ratón Pérez pase a ser pura invención, para que Papa Noel se esfume detrás de sus barbas blancas, para dejar de creer...
Como caen unas lágrimas al pozo de la realidad donde todo es verdad y nada nos pertenece, así entre mis brazos, entre sus brazos intentamos darte el calor que te había abandonado, así como un suspenso en el boletín de notas, tan verdad, tan real...
Pero siete años no son nada para seguir creciendo, el mundo es el mismo pero tú ya no eres igual y sentí cómo te alejabas, cómo el sofá donde estábamos sentados se alejaba y tú con tus dos lágrimas preguntabas por qué, -¿pero por qué? ¿pero quién?.
Nosotros, el mundo entero, todos, para que la magia exista, porque no existe y debería existir. Todos nosotros para creer porque no creemos, para ser feliz entre tanto cero a la izquierda y para que los niños tenga la llama de la vida, la mano a la que agarrarse para seguir creciendo, las alas para seguir volando.
Lo sé, que siete años no son nada, que aún esperas que te digamos que papá Noel te está mirando, te traerá un regalo.
Que son pocos para dejar de creer.

A Angels y a Claudia.

7 comentarios:

claudia dijo...

La magia existe, tal vez sólo debamos nombrarla en otros objetos, para que puedan seguir creyendo. BESOS

inma ortiz dijo...

sí existe

Espérame en Siberia dijo...

Tal vez nunca deberíamos dejar de creer, de tener esperanza.
La vida trae muchos regalos como para negarlos.


Muchos besos y gracias inmensas por siempre tan bonitas palabras sobre lo que publico.

bixitoluminoso dijo...

hay magia en este texto, entonces pq desconfiar de su efecto?

inma ortiz dijo...

bixito, qué alegría¡¡¡¡

Marian dijo...

que ilusión me ha hecho la dedicatoria y que querida me siento por ti al acordarte de mi chiqui en tus textos que sabes me encantan. besitos

jupiter24 dijo...

Es triste perder las iluciones de las cosas sencillas, pero todo tiene su fin.

Bonita son tus letras.