viernes, 28 de diciembre de 2012

 
Hoy es viernes
y me toca buscar unos tacones
que sólo me pondré un día
y que no encontraré.
Un viernes que me hace 
el torniquete de la semana
me levanta la falda por encima de las rodillas
y me baja las bragas a bocados.
Y yo cierro los ojos
y escucho
como tu boca suca
como si bebiera de la mía,
absorbe,
quiere absorber
el último aliento que me queda
e intentas con los dientes
estallar la ciruela de mis labios.
Comerme y no volver a verme nunca más.
En este viernes yo recuerdo cómo
paseaba mis tacones a tu alrededor
cerrando el círculo
y una cama se abría como un estómago
intentando digerirnos.
Viernes de promesa,
felicidad,
viernes. 
Porque es verdad que tú ya no eres tú
y que yo ya tampoco lo soy
mañana será otro día. 
Foto: Marián.

lunes, 10 de diciembre de 2012

epicentro

Duele que el mundo 
te rompa las caderas.
Verdad a una como el alumbramiento
del hombre.
Lo que vino después fue
mucho más difícil.

domingo, 25 de noviembre de 2012

Siente
y en el interior convulsionan los deseos.
El deseo de huir hacía atrás
con las ganas de morir en este instante.
Siente helada
asida de su mano el asa de la maleta
pesada como el universo
atrapada en ella en viejos discos
y viejas bufandas
y caladas de instantes fumados ya.
Siente
grande su cuerpo en el abrazo,
deformado por los latidos de un corazón,
silva un nombre en el aliento,
besa una respiración 
por no poder tragarla como un bocado.
Y siente
como la fuerza de atracción,
desde el cordón umbilical
que la une a las mañanas
y la separa de mí,
la empuja desde el ombligo
a la nada sin ella.
Porque ya se rindió el último ejército
y la bandera blanca ondea
en su turbado yo que  no quería rendirse.

miércoles, 31 de octubre de 2012

YO



Convivir en este código binario
me enfría los pies
cuando tú siempre eres el "uno".
Y descubro que no soy del todo yo
que parte de mi cara, de mis manos
son un poco tú.
Que poseo cosas que no sabía que tenía
porque era en ti donde las había visto.
Porque no soy del todo yo la que te ama
y eres un poco tú
el que siempre te observa desde la intersección
de dos palabras, ceros, unos.
Y yo no puedo deshacerme de mí
porque no sé si estoy lista
para ser un pronombre personal.

miércoles, 17 de octubre de 2012

Te encontré
cuando aún el mundo no existía
y las noches y los días
no atendían a leyes naturales.
Cuando apenas distinguías entre
si estábamos 
o éramos.
Y ahora que los meses tienen nombres
y marcamos con agujas nuestro tiempo
quieres hacerme creer que tú ya estabas.
No.
Te saqué del pálpito del universo
y dosifiqué para ti la evolución.
Tú no sabías que a nosotros
se nos llamaba mundo.
Y ahora seré también la puerta
la que quieras abrir
o la que quieras cerrar
para quedarte.

lunes, 8 de octubre de 2012


Bueno
que la tarde caiga tostada
encima de la mesa del jardín
y que la humedad no deje secar
las gotas de rocío de esta mañana
no deceleran
esta vagancia de irme de tus brazos
y aunque todo el día haya oscilado
de un luego a otro
no hace que me entre la prisa
de abandonarte
de dejar de abrazarme a la almohada
con mi nariz rozando tu pelo.
Se puede el mundo volver hacia nosotros
que no querré salir de estas cuatro esquinitas
porque la vida me ha dejado sola
con el trocito de sábana que te negocio
y me basta con eso para ganar mis batallas.

sábado, 15 de septiembre de 2012






no crees que seas especial
pero yo te he visto andar sobre las aguas
de mi calma
y pintar de color verde las paredes
con tu conversación
y convertir mentiretes en café
y ojalás en alimento.
 Quizás no seas especial.

viernes, 14 de septiembre de 2012

Me refiero
a todas las preguntas
que no hice por ese miedo atroz
a que destruyan.
Me refiero a morderse los labios
y la lengua
y a hablar generoso para dentro
como un tantra desordenado.
Me refería a ignorar
que lo dije
y a pensar que tú no lo escuchaste
porque a veces 
cuando hablo en el sofá
sólo te miro
y tú
aunque no me oyes
sabes lo que me duele.
Te fijas en mí y me echas la manta por encima.

miércoles, 12 de septiembre de 2012



Ella huye
de sí y de mí.
Con el pelo enredado
entre los deseos
y el otoño atrapado
en su mirada, 
en su cuerpo de manzana
en el suelo.
Huye de ti y de mí.

lunes, 27 de agosto de 2012

Nuestra felicidad fue extraña.
Una felicidad tristísima sacada de la nada.
De lo que no teníamos
y de lo mucho que andábamos debiendo.
Una felicidad atada a horarios y destinos,
a excusas y horas de comer sin comida
y silencios
y dedos que curaban.
Felicidad de tres de la madrugada
y esperas en esquinas desiertas
cuando me di cuenta de que podía salir sola
y a cualquier hora.
Que nos cambiaba el nombre
y que nos volvía locos
y que nos ponía tristes,
felicidad de suéter de invierno,
de amaneceres descompasados y neutros.
Una felicidad la nuestra
que cuando nos dio a elegir
ya no quisimos serlo.

domingo, 19 de agosto de 2012


foto de Mariana Copello


Te toco con mi mano rebelde,
se acerca silenciosa y cauta
para que no vea como descansa en tu pecho
y se hunde en tu ombligo.
Como recorre acostumbrada
los caminos que te forman
y como,
en una traición severa,
renuncia a mi cuerpo 
para ser sólo
un apéndice del tuyo.

miércoles, 15 de agosto de 2012

Dejo las cosas.
Me alejo de ellas,
las abandono allí donde estaban y quedaron.
Hago el recorrido en mi memoria
Y las acaricio con el recuerdo alguna noche insomne,
descabellada,
criminal sin conciencia.
Dejo de una vez de ańorarlas,
de cobrarme el saldo negativo.
Estoy en paz conmigo y con ellas.
Pero dejo las cosas allí donde brillaron,
allí donde anidaron en mi costumbre.
Mi cama y mi ropa.
Y tu sueńo.
Y mi desdicha.
Allí quise que quedaran
y volví sin maletas.
No llores, ya no es tiempo,
no me pidas que regrese.

miércoles, 8 de agosto de 2012



Esta es nuestra herencia.
No sé de donde vengo
y no se donde he de pararme lejos del laberinto.
Vengo de ti,
lo intuyo,
de tu largo destierro 
que convirtió mi vida en una duna.
De ti vengo
como el que acaba de nacer en un día nuevo
y me quedo siempre atrapada en el segundo,
en el instante justo en el que respondo que sí.

Aullan los perros a la noche
en mi paseo susurro la canción que nos bailó.
Mientras tu mano roza mi pelo
cuando va a descansar en mi hombro.
Te digo -sí.
Aunque no haya pregunta formulada.

lunes, 6 de agosto de 2012


Siempre acabo abrazada a ti,
lamiendo mis heridas en tu regazo.
Intentando un poema de distinta identidad,
sin apellidos, con nombre propio.
Sólo encuentro un anónimo, el mío.
Y unos brazos, los tuyos.


viernes, 13 de julio de 2012

La calma se hizo azul
como un cielo que se enciende en la noche
bajo la pregunta de cómo serás, serías,
fuiste lejos de mis ojos que te tildan.
De mi voluntad que te hace ese tú desconocido
que nunca has encontrado.
Inventado por mí.
Cómo habrás vivido, 
vivirías en la ausencia de la alegría
de mis rutinas,
sin cafetera ni viernes por la noche que celebrar.
Cómo serías durmiendo desolado
sin sábanas que compartir ni pelear,
sin una rodilla clavada en tu costado.
Serías sin risa
una cara dividiva en dos, 
una boca cerrada de palabra,
unas manos como puños 
enterrados en la tierra.
Cómo será por fin verte desde otros ojos,
amarte desde otro cuerpo.
Quién serías en otros brazos
con otra voz pronunciando tu nombre.
Verte desde la realidad que me vuelve
paranoia o sueño o delito.
Cómo.
Y cómo sería, habría sido, seré yo
sin tu condena.

jueves, 28 de junio de 2012

Las hojas de un libro caen
como plomo
hasta cerrarlo.
En la terraza el sol es tibio
adora nuestros cuerpos.
Yo te amo de tal manera
que podría incendiar el mundo
con un chasquido de mis dientes.
Tú también me amas
de tal manera
que con sólo unos ojos
me has dicho sin palabras:
-deja el libro, por favor, deja el libro.
Y sus hojas han caído como plomo
y mis ojos sólo te han mirado
porque hace días que no comemos otra cosa.
Mientras
la gente corre despavorida
hacia ningún lugar
sabiendo que el fin del mundo
está cerca.

lunes, 25 de junio de 2012


Y allí me quedé,
tumbada sobre el suelo de tu cuerpo,
con el tan tan de tu corazón
marcando mi destino.
Perdida
tras las migajas de tus ojos de pan.

Hacerme vieja unos cuantos años antes
me da la ventaja de ver como vienes,
como te diriges a mi mismo sitio,
en mis pasos.
Y estar a tu lado 
para observar tu encogimiento
y no soportar que este tiempo te lleve.
Verte dar zancadas alrededor de un poema 
y entrar en él como el que entra en su casa.
Tus ojos de pan no saben verme. 

Pero aún así
cuando yo te conocí
tú ya eras viejo.

sábado, 16 de junio de 2012


De como mi alma se enfrentó al demonio de los meses
y ganó sin derramar mi sangre,
de como se comió los días infames
sedientos de genocidio y yo ni me enteré.
De como me sedó ante el horror de la derrota
e hizo una armadura de mi gafas de sol.
Cómo lo consiguió
hoy no lo recuerdo.


jueves, 14 de junio de 2012

No sé cuantas cosas he de aprender.
Cosas nuevas e imposibles.
A decir tu nombre mientras subo la escalera,
tragar saliva y desenredar el nudo.
Despejar la equis.
El camino a casa con los ojos cerrados,
guiarme por la costumbre
desacostumbrada ya.
A no llorar por todo y reír por nada,
a ser feliz quizás.
A comerme la poesía de hojas amarillas
y devolvértela en palabras.
A amar a la niña que fui
y no darle la espalda en el espejo.
A cerrar la puerta
y que la llave no me desgarre al darle la vuelta.
A que no me duela tu presencia.
He de aprender a vivir
en este cuerpo
que amas hoy
y decir mi nombre desde tu boca.

sábado, 9 de junio de 2012

Y el mundo se paró con el eje en tu cocacola. 
Cómo pudimos aguantar todo ese tiempo sin inercia, no lo sé. 
Apoyé mis pies en tus labios 
y trepé sin dificultad por tu nariz 
y agarrándome a tus pestañas 
me quedé crucificada en tus ojos.   
Varios días, 
con sus varias noches.

lunes, 4 de junio de 2012

Ahora ya no intento olvidarte
porque es como no haberte conocido.
No existe hoy aquel entonces
en el que pronunciando tu nombre
abriste mi futuro.
Es como venir de la nada,
de un ojalá haber nacido,
de la muerte prematura
de algo que nunca estuvo vivo.
Porque yo no existo desde allí
y por lo tanto
no te amé.

domingo, 3 de junio de 2012

domingo



El malabarismo del domingo me retuerce en la cama
y somos como el yin y el yang.
Tú negro y yo blanca,
nos vestimos en silencio de mi rutina
y desayuno la desgana de seguir a la semana
intuyendo sin esfuerzo lo que nos espera.
Te has creído normal
pero no hay un domingo como este.
Éste es diferente.

Foto de Marián Patón.

martes, 29 de mayo de 2012

Aquí te conozco, 
convexo y ritual, 
aquí me perteneces 
entre mis dientes de león 
volátiles e inútiles. 
Entre los barrotes de mi carne
acurrucado en mi paladar,
sin nombre.
En la catedral semicircular de mi cuerpo.

viernes, 25 de mayo de 2012

Yo lo he visto.
Nacer de una palabra
e ir creciendo en la boca
como un dolor de dentro
que germina en el vientre.
Que busca la luz desde la sangre.
Que irrumpe a borbotones entre la carne
violando con hojas y ramas,
rompiendo el cuerpo como una cáscara.
Y estallando en el universo
desde mí,
afrutando desde mi garganta,
derramándome en su savia
y alzándome hacia el cielo ya en su copa.
Yo lo he visto con mis ojos de árbol
y no soy tuya.

TÓCAME


Los veranos nos hacían especiales
con ese brillo amarillento que centellea 
en las cosas grises.
Otoñando sin devoción 
encaminados al sofá
con mantas hasta el cuello.
Pero el verano nos tocaba con su dedo eléctrico
y nos llenaba la boca de salitre
y el cuerpo de arena fina que se colaba 
por todos los orificios.
Yo ya te hubiera fumado ahí
como a aquel cigarro que me habría de matar.
Instantáneas secuenciales de una vida mágica, 
de un amor superlativo que te arranca el latido
y te arrastra a la muerte.
Hubiera apostado por morir sin ti,
habría perdido vivir a tu lado.

jueves, 24 de mayo de 2012

PREMIO SUPERHEOREEEEEEE

¿A quién no le gusta recibir un premio?, a mí sí me gusta y os comunico con mucho orgullo que uno de los blogueros más ingeniosos de la blogosfera me ha concedido el premio Superehore. Aunque el premio lo merece él básicamente por dos razones: porque todos los días, todos, cuelga una entrada. Y la otra es  porque hay que tener mucha imaginación para hablar todos los días de un tema diferente y encima vincularlo con temas musicales, fotos y citas celebres. Vamos todo un ingenio, por si no habéis ido, http://superehore.blogspot.com.es/, por favor visitadlo. Gracias de verdad Sergio.

Las reglas del premio son las siguientes:
- El total de nuevos premios a conceder será un máximo de 5, pudiendo hacer una mención extra de carácter honorífico.
- El premio debe otorgarse a un blog del que eres seguidor y sino deberás serlo al tiempo que se lo concedes.
- Los blogs ganadores no deben tener más de 100 seguidores en el momento de ser premiados, tienen que estar en activo y actualizados con cierta regularidad.
- Se incluirá una referencia al premio con el logotipo que le da su nombre.
- Para seguir la cadena debes contestar obligatoriamente a las preguntas que se indican.
 
Ahí va:
 1) Confiesa un hecho supuestamente oculto y vergonzoso que pueda provocar alguna sonrisa más que un reproche.
Bueno tengo una fea costumbre, cuando estoy con amigos ya sea en casa o por ahí siempre que preguntan qué quiero tomar yo nunca quiero tomar nada, pero luego cuando los veo beber me entran las ganas y les quito el vaso y comparten su bebida conmigo. Ya no lo hago tanto. JiJi.
 
  2) Si pudieras ponerle una bomba en la taza del WC a alguien y salir inmune ¿quién sería tu víctima?
  Pues sería Paz Vega porque no soporto ese acento entre andaluz y normal que tanto esfuerzo le cuesta y tan poco consigue. Chica habla como has hablado toda tu vida y déjate de finolismos y pondrás las eses donde tocan y las zetas en su sitio.

3) Contabiliza las veces que haces X a la semana (siendo X lo que tú quieras preguntar) y las veces que realmente te gustaría hacerlo.
 pues lo hago 4 veces al día y dentro de poco pasará a 2 y un poquito más ya no lo haré, hasta septiembre que vuelta a empezar. Con 2 veces al día estaría más que bien.

 4) ¿Cuál es tu postura favorita? (sin más información, contéstese al gusto).
 La mejor postura para mí es la tumbada, en la cama, en la arena de la playa, en el sofá, etc.
 
 5) Cita a tu fotógrafo, escritor y libro, pintor y obra, actor, director, grupo o disco, favoritos, según el contenido de tu blog, y si no fuera de una materia concreta o no te apetece le plantas un homenaje al panadero de tu pueblo, a tu mujer o a quien estimes conveniente. Simplemente cuenta porqué.
Me encanta Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez. Mi poeta favorito podría ser Pedro Salinas por nombrar alguno pero en realidad la poesía me gusta hasta escrita en los sobres de azúcar, así que hay mucha gente buenísima que me encanta. Un libro precioso que merece mención en mi opinión es El dios de las pequeñas cosas entre otros.

6) Imagina tu puesto de trabajo ¿De qué te gustaría llegar disfrazado un día cualquiera?
 Jiji, no tengo ni idea, es que mi trabajo es un poco improvisado, pero me disfrazaría de locomia con un abanico gigante

Ya.

Bueno y mis premiados son:
http://lataberna-del-irlandes.blogspot.com.es/, por bonico.
http://misfotosnuriagonzalez.blogspot.com.es/, a Nuria por princesa.
http://estrellasrotasparajulieta.blogspot.com.es/, a Anabel por valiente.
http://www.laspequenasmiradas.com/, al Pequeño viajero por artistazo.
http://memarchoya.blogspot.com.es/, al Hombrepez por poeta.

Y mi mención especial es para una chica que me tiene enganchadísima.
http://ridiculacalamidad.blogspot.com.es/, a Patricia por su sensibilidad y la belleza de sus palabras.

Bueno Sergio, creo que ya, ¿no? :)))))

lunes, 21 de mayo de 2012

Mi casa mengua.
A la escalera le faltan escalones
y  los balcones no tienen barandillas.
Creo que va a desaparecer bajo mis pies,
naufragaré quizás en la piscina
hasta que el sabio Tiempo llegue a rescatarme
como en ese cuento.
Será verdad entonces que yo soy el hogar
y tú no tendrás más remedio que creerme.

martes, 15 de mayo de 2012

Y calibrar qué ocupa y qué pesa y qué merece
es trabajo sólo de uno.
Nadie va a poder ayudarme.
Y ya conozco ese lugar con sus frías noches
y sus árboles sin frutos.
Si vuelvo
sé que será para quedarme,
vivir frente a ti, en tu mismo patio.
Aun se puede amar aquel derroche
bajo la amnesia intemporal que oculto en mi frente.
Días y días que he envuelto en palabras
y que lo esconden todo tras sus frases.
Amarte un poco menos es posible,
lo he aprendido de la ignorancia,
de no querer saber donde me llevan
estas ganas de mujer de quince años.

lunes, 14 de mayo de 2012

Siempre me rescatas,
a lo mejor huyendo de la cola del cine.
O atravesada a preguntas como dagas
en la barra de un bar.
Sosteniendo mi codo
como el que me mueve en el aire una batuta
y dirigiendo mis pasos
hacia la salida de emergencias.
Diciendo tus palabras mágicas con habilidad
para sortear mi melena
hasta mi oído.
En apenas susurros:
-te conozco y sé donde escondes la salida.-
Y me rescatas.
Otra vez.
Pero siempre diferente.
En otra parte.
Por otra razón.
Y cuando yo
ya estaba conforme
y había cesado mi lucha contra morir,
con esa paz de valientes
que sólo encuentras cuando sabes cierto
que algo es irremediable.

sábado, 12 de mayo de 2012

Tus restos por mi casa
firmando la paz.
Llevándose en bolsas de basura
tanta lucha ingrávida,
tanta batalla perdida
ensangrentando colinas, 
quemando banderas,
acallando himnos.
Acallando.
Acallando.
Tus restos por la casa
y por mi cintura
las hormigas de tus dedos
y por mi pelo tu aliento de palabras
y entre mis piernas la cárcel de tu cuerpo.

foto de María Gorrea.

miércoles, 9 de mayo de 2012

Un odio fugaz arde en mis entrañas
en el otro yo destrozado y destronado.
No distingo bien si deseo o calma
elevan mis manos al cielo
buscando manzanas que llevarme a la boca.
Encerrarte en mi ombligo fue desaparecer
en promesa
o en beso del instante de antes, 
cruzar la puerta es sólo un símbolo.

sábado, 5 de mayo de 2012

Creerme licencia, promesa, fruto.
Creerme un siempre, ávida tierra,
campos de almendros.
Creerme tu descanso, tu huída, tu llegada.
Tu destino.
Ítaca perfecta.

martes, 1 de mayo de 2012

Un día necesité para destilarme
y beberme de un trago tanta lágrima abstemia.
Sólo un día empleé en quitarme el edulcorante
y sustituirlo por azúcar.
En una semana ya me había comido 
la mitad de mi nombre,
me quedé colgada de un diminutivo
del que pendía flacamente oscilante.
Una semana necesité para perder un par de kilos
sustituyendo alimentos por puntos, comas, adjetivos,
pronombres, nombres y apellidos,
diminutivos, -ita, -ito.
En quince días mi rutina era simple y circular
como el mundo, los planetas y la vida.
Agradable y solitaria. Yo y mi casa.
Mi casa y mi cuerpo. Mi cuerpo y mi cama.
Y mi cama y mi casa.
Y así en un mes odiaba tanto mi cuerpo
como te odiaba a ti
y mi casa me odiaba a mí como te amaba a ti.
Y yo odiaba a mi casa por amarte tanto como yo.
Un mes necesité para tirar 15 pantalones viejos
que cada vez que abría el armario susurraban tu talla.
En dos meses había cambiado el pellejo
a base de maquillaje y tapa ojeras.
Había pintado una sonrisa que desaparecía 
con agua y jabón cuando tú llegabas.
Había aprendido a no tropezar contigo en la cama.
Había conseguido reducir mi universo a un salón,
unas escaleras, un dormitorio y una niña.
Me había emborrachado gratis y sola en mi destilería.
Me mandaba a mí misma alguna carta sin remite.
Dos meses necesité para darme cuenta de que no estaba loca,
para concebir que era conmigo ese diálogo
que creía que mantenía con dios.
En un mes más el dios verdadero llevaba mi diminutivo
y ése no me abandonó.
Era yo misma orando por mí misma,
obrándome milagros.
En tres meses dejé que me fuera y me abandoné.
Volví tras de ti.
Sin existencia busqué y te encontré abandonado en ti,
nadando en tú.
Cuando acabó la primavera ya era caduca en el suelo
a merced de un viento que me salvó de la papelera.
Con el verano volví a por mí
pero tú ya habías hecho la digestión y te metías en el agua.

Lo último que recuerdo
son las paredes lisas y transparentes
de la pecera.
(...por eso las peceras siguen siendo cárceles...)

jueves, 26 de abril de 2012

Te vas cada  noche como el que vuelve a casa
en una huida azul sin neón ni cascabel.
Te vas como el que regresa
en una excusa imposible
sin mejillas sonrojadas.
No ves tras tus pasos
apagarse las luces,
cerrar las ventanas,
echarse una sábana encima
como quien se echa un abrazo.
Ver caer el día en pedazos insomnes
con su amarillo veloz
atravesando los cristales.
Pasarás una vida fuera cada noche
como quien vive aquí.
Y yo pasaré otra noche limpia
como quien sueña que te ibas.
O tal vez que regresabas.

jueves, 19 de abril de 2012



Viendo la noche desde esta parte del mundo
que sólo parece desierta
me pregunto si mañana
volverás a besarme.
En la pequeña sala,
a orillas del escritorio que recuperamos,
entre flexos y luces de estrellas
me pregunto si mañana
volverás a besarme.
Aparto por fin el teclado
e inyecto piano al silencio solemne
y asida a un boli corriente
me pregunto si mañana volverás para besarme.

domingo, 15 de abril de 2012


 "Ya no siento el zarpazo de tus silencios"

No es el silencio un zarpazo
un bocado de Nada que digiere este tiempo.
Es el velo que cubre mi cabeza
ocultando mi belleza y mi pelo
mis ojos almendrados.
El duelo de una muerte que aproxima los cuerpos
los envuelve en espiral uno junto al otro
uno sobre el otro
caras juntas y pelos enredados
sujetada la cintura a la cintura
piernas trenzadas uniéndose en los pies.
En la espiral del abrazo
que por fin de la patada a la puerta

jueves, 12 de abril de 2012

Muda
sólo se escucha el aleteo ligero
de la mariposa
que en la otra parte del mundo
ha escrito nuestro destino
con su efecto.

lunes, 9 de abril de 2012


Un poema vuela.
Sale torpemente del bolsillo de mi chaqueta,
cerca de mi ombligo,
pasa rozando mi corazón
y aletea en mis labios
como un beso.
Un poema vuela,
nace del pequeño rincón esperanza.
Vuela con fe, sin fe, con alegría,
con tu sonrisa entres sus palabras.
Vuela, escapa y calla
un poema efímero e imposible,
real y anárquico,
azul sin rima y bello.
Ojalá caiga entre tus manos.

viernes, 6 de abril de 2012

"...Sobre el cauce que secó remaré,
sobre el polvo al avanzar abriré camino al mar..."

MG

martes, 3 de abril de 2012

-No te enamores-
Yo sonreía sosteniendo tu cara
entre mis manos
como si fuera un regalo
que acabaran de entregarme
y besaba una y otra vez
tu voz entre tus labios
con ojos cerrados.
Con esa inmensidad del amor
abriendo mi pecho
y haciéndose tú en mí.
Como una burbuja
dentro de una burbuja
teniendo que explotar para poder salir.
Yo ya no podía enamorarme
no podía amar ni desear
ni ver otra cosa
que tus manos en el volante.
Una velocidad silenciosa
que hacía de mi vida fotogramas.
Y ya hoy
inmersa en esta historia
tatuada en mi piel como una mariposa
me digo -no te enamores-.
Acabo de nuevo con las manos
ocupadas por tu cara,
besando tus palabras,
deseando comérmelas.
Un avión cruza el cielo de la noche
con su particular ronroneo
miro hacia arriba pero no veo nada.

sábado, 31 de marzo de 2012


Sentada en el sofá,
muda,
con el hueco de tu cuerpo
todavía dibujado entre mis piernas
y tus costillas enredándose en mis dedos.
saboreando el gusto extraño de tu saliva,
tragando entre los dientes
tus fluidos y mi voluntad.

miércoles, 28 de marzo de 2012




Tocándote compruebo que no estás,
acariciando tu pelo negro
con tu mirada clavada en el suelo.
Sin ese adiós que no pronuncias
y que yo he dicho tantas veces.
El tiempo me canta al oído
notas de vacío en melodías de futuro,
me promete que bailará para mí
desterrada ya de este cuerpo
hecha por fin un motivo.
Nacer del pretérito más imperfecto
para pronunciar tu nombre
y no tragarlo en mi calada suicida.

Sonarán unos pasos en la calle
y no volveré la cabeza.

martes, 27 de marzo de 2012

Comerte sería,
en un acto vil de canibalismo,
el peor pecado.
Como la fiera que me ruge dentro
revolviéndose en mi jaula...
Así me quedé, sin el pronombre,
en mi búsqueda estéril
de encontrar el tú.

lunes, 26 de marzo de 2012

Yo no soy un lugar donde redimirte.
El abrazo donde encontrar sosiego.
En este marzo invernal,
que me roba la esperanza
ya
perdido el rumbo y el silencio
ganado el futuro y su brillo,
me he sentado.
Y mi futuro brillante
se me antoja una playa,
un marzo de arena
que acaricio con mis dedos,
que se invierte en el reloj
que traga despiadado nuestra inexistencia.

sábado, 24 de marzo de 2012

Cuando a mi día le salen los colmillos y las lágrimas desobedientes me queman los ojos, me pelo como una mandarina y me desgajo, mientras ella canturrea en su habitación y en cada cancioncilla suya una losa de culpa se cuela en mi mochila. Ahora todas las noches viene mi gato a mi lado en la cama y trae un beso en su hocico y un murmullo de ronroneo que interpreto como un interrogante.
No sé cuánto tiempo ha pasado.
Sigues teniendo ojos extraños.
Sigo cayendo en su abismo.
Hoy el día traerá de regalo una hora nueva
y no quiero aceptarlo.
Sólo quiero un verano fugaz,
que me trague el tiempo
y me vomite distinta
cuando el día venga a reclamarme
la hora que le debo.

jueves, 22 de marzo de 2012

Te veo en todas partes,
partículas de ti
resbalan por mi cuerpo
en la ducha.
Cambias de canal
desde el otro extremo del sofá.
Intentas desviar mi atención
cuando miro el teléfono,
triste,
esperando que suene.
Parece que te has multiplicado
como una de esas tablas
que Angels intenta aprenderse.
Lo mismo estás
tumbado en la cama
que te veo apoyado
en la barandilla blanca de la terraza
admirando el precipicio
ya sin temerle.
Respiras en mi nuca
en esa cama inmensa
que compraste
para no tropezar conmigo.
Como una mala conciencia
pasas tu mano por mi pelo.
Te veo en todas partes
y sólo tendrías que estar en una.

martes, 20 de marzo de 2012

el invierno de la buganvilla

Miro desde mi ventana
a través de esta lluvia
que inaugura la primavera
los pinos saludándome con sus ramas,
al fondo tranquilos campos de naranjos.
No sé si pensar que
con un mensaje oculto.
Dentro también llueve.
LLueven tus palabras
y me mojan el pelo
y me calan hasta los huesos.
La próxima vez que te vea
te miraré a los ojos.
En invierno las buganvillas
parece que mueren
pero pronto se llenarán
de flores rosas.

domingo, 18 de marzo de 2012

Si te vienes
sólo te pediré un par de cosas,
trae contigo la ilusión
las palabras rotas
los sueños que aún no he realizado.
Y no te olvides de traer
en tu cámara de fotos
mi sonrisa.

sábado, 17 de marzo de 2012

a u s e n c i a

quédate.
Una hormiga se ha equivocado
de camino
sube por mi dedo meñique
directa al corazón.
El sol me está dando latigazos
en las mejillas y en las manos,
me suenan las tripas
pero no sé cómo cocinar
esta realidad.

quédate.
Encontré la casa
cuando ya había gastado
las suelas de mis zapatillas
y las traía llenas de arena.
Hace frío hoy ¿no?.

quédate.
Cierro los ojos ante la duda
y dejo que el día me bese,
que se muera en tu ausencia.
Que sea mañana
quien venga a recogerme.

jueves, 15 de marzo de 2012

siniestro



Absurda terapia tomar azúcar de nuevo y el café descafeinado para poder enrollarme en mí misma toda la noche y no abrir los ojos hasta que me lo exija esta vida nueva que se muere por vivir. Absurda la cazadora de polipiel marrón donde se curva mi estómago hacia dentro pero nadie lo ve porque subí la cremallera hasta la barbilla. Y esas medias tostadas que mastico a medias y trago con dificultad porque las comparto a medias con este llanto ahogado que me sorprende en cualquier sitio. Absurdas las sonrisas de metacrilato que regalo a diestro y siniestro por la calle inventando en cada una que soy feliz. A siniestro lo ahogaría en un beso de sangre para que su corazón empezara a latir de una vez, a ver si el mío lo deja definitivamente. A febrero le han faltado este año 29 días, espero al menos encontrar el mes de abril porque no sé si soportaría un invierno sin primavera, una vida si ti. Absurda paseando por esta ciudad que se llena de colores y ruidos, yo paseo por la zona gris mi tristeza conforme enrollada en mi cuello como una bufanda. No sé si mirarte a los ojos, pronunciar tu nombre, no sé si contener las ganas de echarme en tus brazos, sólo sé esforzarme por odiarte. Absurda huyendo hacía delante, bajando, cerrando.

sábado, 10 de marzo de 2012

yo pienso en ti

Yo pienso en tí, tú vives en mi mente
sola, fija, sin tregua, a toda hora,
aunque tal vez el rostro indiferente
no deje reflejar sobre mi frente
la llama que en silencio me devora.

En mi lóbrega y yerta fantasía
brilla tu imagen apacible y pura,
como el rayo de luz que el sol envía
a través de una bóveda sombría
al roto marmol de una sepultura.

Callado, inerte, en estupor profundo,
mi corazón se embarga y se anajena,
y allá en su centro brilla moribundo
cuando entre el vano estrépito del mundo
la melodía de tu nombre suena.

Sin luchas, sin afán y sin lamento,
sin agitarme en ciego frenesí,
sin proferir un sólo, un leve acento
las largas horas de la noche cuento
¡y pienso en ti!

José Batres

martes, 6 de marzo de 2012

la reina de los mares

Yo.
He dejado un montón de notitas
guardadas entre las páginas de los libros.
He inventado canciones y las he cantado al oído.
Yo
mandé cartas de amor y encendí velas,
escribía en la espalda con mi dedo índice "te amo".
Recité poemas,
aprendí poemas,
escribí poemas.
Yo dejé un montón de anillos en los dedos
con forma de besos.
Regalé libros.
Descansé mi cabeza en la palma de la mano.
Yo
no me casé y pude hacerlo,
pude huir y compré quedarme.
...Soy la reina de los mares
y tú no lo puedes ser...

sábado, 3 de marzo de 2012

PROMETERTE


Hoy
que ya no me da miedo mirar en tus ojos
para descubrir que cambió tu nombre
que comiste y digeriste las sobras de este plato fuerte...
hoy no me da miedo
descubrirte dentro de otra camiseta,
tu pecho escuálido, tu ombligo doblando tu cintura
tus brazos de ramas de árboles caídos
sin sostener en un delirio apenas el abrazo.
Y tumbado ahí podrías parecerte a él
y yo podría parecerme a ella
y podríamos otra vez surcar el mar
antes de naufragar en la miseria.
Hoy
que ya no me das miedo
que no me asustan tus silencios
que no me hieren los besos que no has dado
podría prometerte que te amo.
Pero te amo.
Aunque no sé si te amo a ti
o te amo a él
o te amo a mí.

viernes, 24 de febrero de 2012

Silencio


No te diré cuántas horas tienen mis días, ni que comienzan cuando me meto en la cama. No te diré que oigo pitidos dentro mi cabeza cuando ya había conseguido camuflarlos. No te diré que cada noche me saluda la pantalla gris de un ordenador que muchas veces se resiste a arrancar. Ni que los alimentos han cambiado su sabor. No te diré que en mi tripa se ha abierto un agujero que sólo admite caramelos de menta. No te diré que mi tiempo pasa pendulando, que ayer es hoy y hoy mañana y el mes pasado la semana que viene. No te diré que parece que el agua esté más nítida, ni que las paredes de esta casa me hablan, me comentan. No te diré que se me seca la boca y que tiemblo no sé por qué, tiemblo. No sé por qué. No te diré que parece que llega la primavera y que espero que caliente este corazoncito. No te diré de nuevo lo mucho que te quiero, que todos los días se me caen un par de lágrimas. Que todos los días recojo algún recuerdo. Que todos los días miro alguna foto de hace tiempo. No te diré que espero que te duela. Que te suenen mis palabras en las palabras. Que se te metan en la mente. No te diré que hoy estoy más cerca de la calma. Que la oigo como cantos de sirenas y que duele como el taaammmmm de una campana rompiendo mis caderas. No te diré que trago cada nudo de mi garganta y que sí, lloro, porque me pertenece. No te diré en cuantos trozos se ha roto mi alma.

lunes, 20 de febrero de 2012

Amarillo


Desde lo amarillo de mi existencia
invento un algo que parezca un nosotros.
Amarte fue un suicidio
y en el olvido la muerte parece un bálsamo.
El drama no nace sino se hace,
se forma desde la boca de mi estómago
cansado ya de tragar realidades
hasta mis pestañas que deberías comerte.
No quiero las palabras que buscaba,
traerán siempre las mismas canciones.
Si construyo un poema con vocales
esas aes, esas ies, esas oes
dibujarán entre ellas tu rostro amado,
tus ojos infinitos,
el escuálido esqueleto de esta nave.
Y si construyo un poema con vocales
esas ies, esas oes, esas aes
acabarán en naufragio de palabras.

domingo, 19 de febrero de 2012

RAREZAS

Esta mañana me he levantado con el peso
del mundo lastrando mis tobillos
me he dado la vuelta en la cama
y he visto tus ojos cerrados
tu barba oscura tan normal como siempre
el día precioso
el sol brillante calentándonos por fin
pero yo estoy sola de pie
en el balcón que da al este
mirando desde aquí arriba
las copas verdes de los árboles
Insultándome de normalidad mi alrededor
y recordándome que me falta
Es extraño cuando te sacan del tablero
aunque seas un simple peón
es extraña esta casa
y yo en el espejo soy extraña
y mi voz y mi dolor
y mi amor y mi venganza.

lunes, 13 de febrero de 2012

segunda parte


La tinta tiene que hacer de torniquete si no me quedaré seca,
deshidratada como un copo de maíz.
Este sueño me gusta, estoy cómoda ya
así que por favor no me despiertes todavía.
Y yo que hubiera jurado que éramos reales
que reíamos y llorábamos y sentíamos,
que comíamos, bebíamos y follábamos
y resulta que andamos perdidos en el desierto
de nuestra alma, de mi alma,
el desierto.
Mira, ya no puedo llorar porque me convertí
en una barra pequeña de madera.
Y no puedo llorar,
sólo darme cuenta de que el sueño existe
y aquí sigo dormida, esperando realizarme.
Y yo que hubiera jurado que entraba y salía
que cerraba puertas, cocinaba, tenía hijos
y resulta que sólo soy producto de mi imaginación
un espejismo que busca un espejo donde verse,
un beso que busca los labios de donde salió,
los dedos de donde tomó impulso.
El cascabel de mi risa rebota en el cielo de tu boca,
conseguiré atraparlo.

viernes, 27 de enero de 2012

Cantas


Celebrar que el tiempo nos ha perdonado
que crecemos juntos y caminamos juntos
que nos cogemos de la mano y me ayudas a subir.
Celebrar que cada día tu sonrisa es distinta
que es distinto ese mechón que cae ante tus ojos
y distinto el encanto de tu gesto al apartarlo.
Celebrar que serás distinta y bella
como un rompeolas en invierno.
Celebrar el abrazo de una madre
cuando ya no cabes en su pecho
el mordisco en el estómago cuando te veo caminar hacia mí
cuando me miras con tus ojos extraños de niño
y me comes a besos, tu lengua húmeda
tus labios como ciruelas.
Celebrar tu cumpleaños y contar días hacia atrás
no comprar regalos porque se agotaron las posibilidades
porque ya están todos comprados
y soplar las velas.
Acurrucarme en el sofá
poner mis pies en tus piernas
y que me quites los calcetines.
Celebrar el amor y la amistad y la familia
y los días de playa en el verano
la fruta fresca, el pelo mojado.
Tu risa y tu voz incesante
cuando cantas, siempre cantas.