martes, 27 de marzo de 2012

Comerte sería,
en un acto vil de canibalismo,
el peor pecado.
Como la fiera que me ruge dentro
revolviéndose en mi jaula...
Así me quedé, sin el pronombre,
en mi búsqueda estéril
de encontrar el tú.

No hay comentarios: