jueves, 15 de marzo de 2012

siniestro



Absurda terapia tomar azúcar de nuevo y el café descafeinado para poder enrollarme en mí misma toda la noche y no abrir los ojos hasta que me lo exija esta vida nueva que se muere por vivir. Absurda la cazadora de polipiel marrón donde se curva mi estómago hacia dentro pero nadie lo ve porque subí la cremallera hasta la barbilla. Y esas medias tostadas que mastico a medias y trago con dificultad porque las comparto a medias con este llanto ahogado que me sorprende en cualquier sitio. Absurdas las sonrisas de metacrilato que regalo a diestro y siniestro por la calle inventando en cada una que soy feliz. A siniestro lo ahogaría en un beso de sangre para que su corazón empezara a latir de una vez, a ver si el mío lo deja definitivamente. A febrero le han faltado este año 29 días, espero al menos encontrar el mes de abril porque no sé si soportaría un invierno sin primavera, una vida si ti. Absurda paseando por esta ciudad que se llena de colores y ruidos, yo paseo por la zona gris mi tristeza conforme enrollada en mi cuello como una bufanda. No sé si mirarte a los ojos, pronunciar tu nombre, no sé si contener las ganas de echarme en tus brazos, sólo sé esforzarme por odiarte. Absurda huyendo hacía delante, bajando, cerrando.

No hay comentarios: