jueves, 22 de marzo de 2012

Te veo en todas partes,
partículas de ti
resbalan por mi cuerpo
en la ducha.
Cambias de canal
desde el otro extremo del sofá.
Intentas desviar mi atención
cuando miro el teléfono,
triste,
esperando que suene.
Parece que te has multiplicado
como una de esas tablas
que Angels intenta aprenderse.
Lo mismo estás
tumbado en la cama
que te veo apoyado
en la barandilla blanca de la terraza
admirando el precipicio
ya sin temerle.
Respiras en mi nuca
en esa cama inmensa
que compraste
para no tropezar conmigo.
Como una mala conciencia
pasas tu mano por mi pelo.
Te veo en todas partes
y sólo tendrías que estar en una.

2 comentarios:

Sonia dijo...

volví por el poema, hacia todas partes...con la diferencia que quien falta, es bueno que no esté en ninguna. Besos Inma

Sabagg dijo...

Sigo flotando en el punto de: "Como una mala conciencia/ pasas tu mano por mi pelo"... Me está gustando mucho tu blog, quiero decir, tu manera de escribir. Un saludo.-