jueves, 26 de abril de 2012

Te vas cada  noche como el que vuelve a casa
en una huida azul sin neón ni cascabel.
Te vas como el que regresa
en una excusa imposible
sin mejillas sonrojadas.
No ves tras tus pasos
apagarse las luces,
cerrar las ventanas,
echarse una sábana encima
como quien se echa un abrazo.
Ver caer el día en pedazos insomnes
con su amarillo veloz
atravesando los cristales.
Pasarás una vida fuera cada noche
como quien vive aquí.
Y yo pasaré otra noche limpia
como quien sueña que te ibas.
O tal vez que regresabas.

jueves, 19 de abril de 2012



Viendo la noche desde esta parte del mundo
que sólo parece desierta
me pregunto si mañana
volverás a besarme.
En la pequeña sala,
a orillas del escritorio que recuperamos,
entre flexos y luces de estrellas
me pregunto si mañana
volverás a besarme.
Aparto por fin el teclado
e inyecto piano al silencio solemne
y asida a un boli corriente
me pregunto si mañana volverás para besarme.

domingo, 15 de abril de 2012


 "Ya no siento el zarpazo de tus silencios"

No es el silencio un zarpazo
un bocado de Nada que digiere este tiempo.
Es el velo que cubre mi cabeza
ocultando mi belleza y mi pelo
mis ojos almendrados.
El duelo de una muerte que aproxima los cuerpos
los envuelve en espiral uno junto al otro
uno sobre el otro
caras juntas y pelos enredados
sujetada la cintura a la cintura
piernas trenzadas uniéndose en los pies.
En la espiral del abrazo
que por fin de la patada a la puerta

jueves, 12 de abril de 2012

Muda
sólo se escucha el aleteo ligero
de la mariposa
que en la otra parte del mundo
ha escrito nuestro destino
con su efecto.

lunes, 9 de abril de 2012


Un poema vuela.
Sale torpemente del bolsillo de mi chaqueta,
cerca de mi ombligo,
pasa rozando mi corazón
y aletea en mis labios
como un beso.
Un poema vuela,
nace del pequeño rincón esperanza.
Vuela con fe, sin fe, con alegría,
con tu sonrisa entres sus palabras.
Vuela, escapa y calla
un poema efímero e imposible,
real y anárquico,
azul sin rima y bello.
Ojalá caiga entre tus manos.

viernes, 6 de abril de 2012

"...Sobre el cauce que secó remaré,
sobre el polvo al avanzar abriré camino al mar..."

MG

martes, 3 de abril de 2012

-No te enamores-
Yo sonreía sosteniendo tu cara
entre mis manos
como si fuera un regalo
que acabaran de entregarme
y besaba una y otra vez
tu voz entre tus labios
con ojos cerrados.
Con esa inmensidad del amor
abriendo mi pecho
y haciéndose tú en mí.
Como una burbuja
dentro de una burbuja
teniendo que explotar para poder salir.
Yo ya no podía enamorarme
no podía amar ni desear
ni ver otra cosa
que tus manos en el volante.
Una velocidad silenciosa
que hacía de mi vida fotogramas.
Y ya hoy
inmersa en esta historia
tatuada en mi piel como una mariposa
me digo -no te enamores-.
Acabo de nuevo con las manos
ocupadas por tu cara,
besando tus palabras,
deseando comérmelas.
Un avión cruza el cielo de la noche
con su particular ronroneo
miro hacia arriba pero no veo nada.