domingo, 15 de abril de 2012


 "Ya no siento el zarpazo de tus silencios"

No es el silencio un zarpazo
un bocado de Nada que digiere este tiempo.
Es el velo que cubre mi cabeza
ocultando mi belleza y mi pelo
mis ojos almendrados.
El duelo de una muerte que aproxima los cuerpos
los envuelve en espiral uno junto al otro
uno sobre el otro
caras juntas y pelos enredados
sujetada la cintura a la cintura
piernas trenzadas uniéndose en los pies.
En la espiral del abrazo
que por fin de la patada a la puerta

3 comentarios:

José Céspedes dijo...

Es un poema muy sugerente; representas el amor y el deseo de una forma que combina la lírica y la épica romántica.
Me dio la impresión de que va en crescendo, como esa espiral que tan bellamente dibujas con tus letras.
Muy hermoso.

Anónimo dijo...

Qué otra cosa es el deseo que una patada en la puerta....

hombrepez dijo...

no se por que me salio como anonimo elcomentario..grrrr



saludos