lunes, 9 de abril de 2012


Un poema vuela.
Sale torpemente del bolsillo de mi chaqueta,
cerca de mi ombligo,
pasa rozando mi corazón
y aletea en mis labios
como un beso.
Un poema vuela,
nace del pequeño rincón esperanza.
Vuela con fe, sin fe, con alegría,
con tu sonrisa entres sus palabras.
Vuela, escapa y calla
un poema efímero e imposible,
real y anárquico,
azul sin rima y bello.
Ojalá caiga entre tus manos.

5 comentarios:

John Doe dijo...

Molan las fotos.

Marian dijo...

caerá, caerá. besines

José Céspedes dijo...

Lo defines genial, Inma; eso es justo lo que hacemos: ponerle alas a nuestras emociones, dejando que el viento las traslade de alma en alma.
Un abrazo y feliz semana.

Sonia dijo...

pura belleza, vuelo en tu poema. Saludos Inma

jonceltic dijo...

Y tú, ¿también vuelas en tus poemas...?