martes, 29 de mayo de 2012

Aquí te conozco, 
convexo y ritual, 
aquí me perteneces 
entre mis dientes de león 
volátiles e inútiles. 
Entre los barrotes de mi carne
acurrucado en mi paladar,
sin nombre.
En la catedral semicircular de mi cuerpo.

2 comentarios:

bixitoluminoso dijo...

Hola a ti tb :)

Me gustan tus últimos poemas sobre todo los dos anteriores. Aunque con los dientes de león es tb dificil resistirse.
Sigue así

Sonia dijo...

bellísima forma de pertenecer...besos