lunes, 4 de junio de 2012

Ahora ya no intento olvidarte
porque es como no haberte conocido.
No existe hoy aquel entonces
en el que pronunciando tu nombre
abriste mi futuro.
Es como venir de la nada,
de un ojalá haber nacido,
de la muerte prematura
de algo que nunca estuvo vivo.
Porque yo no existo desde allí
y por lo tanto
no te amé.

2 comentarios:

María dijo...

Al regresar y buscarte, no esperaba encontrar un retrato de parte de mi vida en estos últimos meses...
Gracias por estar, por seguir envuelta en la belleza y por ser amiga.
Un enorme beso.

Sabagg dijo...

Magnífico el poema, me gusta el punto de vista adoptado, la quiebra de las premisas lógicas en pos de la lógica, del mañana...
Un abrazo.-