lunes, 6 de agosto de 2012


Siempre acabo abrazada a ti,
lamiendo mis heridas en tu regazo.
Intentando un poema de distinta identidad,
sin apellidos, con nombre propio.
Sólo encuentro un anónimo, el mío.
Y unos brazos, los tuyos.


No hay comentarios: