viernes, 14 de septiembre de 2012

Me refiero
a todas las preguntas
que no hice por ese miedo atroz
a que destruyan.
Me refiero a morderse los labios
y la lengua
y a hablar generoso para dentro
como un tantra desordenado.
Me refería a ignorar
que lo dije
y a pensar que tú no lo escuchaste
porque a veces 
cuando hablo en el sofá
sólo te miro
y tú
aunque no me oyes
sabes lo que me duele.
Te fijas en mí y me echas la manta por encima.

No hay comentarios: