miércoles, 17 de octubre de 2012

Te encontré
cuando aún el mundo no existía
y las noches y los días
no atendían a leyes naturales.
Cuando apenas distinguías entre
si estábamos 
o éramos.
Y ahora que los meses tienen nombres
y marcamos con agujas nuestro tiempo
quieres hacerme creer que tú ya estabas.
No.
Te saqué del pálpito del universo
y dosifiqué para ti la evolución.
Tú no sabías que a nosotros
se nos llamaba mundo.
Y ahora seré también la puerta
la que quieras abrir
o la que quieras cerrar
para quedarte.

2 comentarios:

Sergio DS dijo...

...y así empezó el Mundo.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola!
Casi con crueldad querida, se deja la puerta entre habierta...
Aun sabiendo que el destino sera otro.

Salud y fuerza.
J.M. Ojeda.