lunes, 10 de diciembre de 2012

epicentro

Duele que el mundo 
te rompa las caderas.
Verdad a una como el alumbramiento
del hombre.
Lo que vino después fue
mucho más difícil.

1 comentario:

Roberto dijo...


el terremoto de la poesía...