viernes, 26 de abril de 2013

No saben de nosotros
las cosas
si te fuiste o si regresas 
si esperan o resisten.
No saben qué destino tomamos
si las olvidamos en la huida
o son la recompensa
si nos llenan o vacían.
Las cosas no lo saben.

***
Allí quedó
tendida, arrugada, vencida
la nota
como las flores en un cementerio,
almibarando un ambiente rancio
impregnado de silencio y clavel.                                                   
Fotografía de María Gorrea.

miércoles, 3 de abril de 2013



Nos lamemos los dientes
los labios y los ojos
como el animal ancestral
que fuimos 
porque en nuestra boca
nos llevamos a un altar
para la ofrenda mutua
y mientras te sostengo entre mis manos
por un apéndice
alguien susurra en tu oído un poema.
Es tuyo -te dice-
desde el instante mismo en el que lo escuchas.
Me asesina la certeza de saber
que el matiz de la diferencia
siempre está en el que mira
rara vez
está en el que se ve.
Y mientras
a esta ciudad
le sobran relojes y le faltan conceptos
le sobra marzo y arena
y le falta París y quinceañeras
y discos de Sabina y princesas tardías
y tú
entre las motos. 
Ilustración Paula Bonet.