viernes, 28 de junio de 2013

He de perdonártelo todo
aunque nunca supieras el peso de la puerta
al cerrarse.
Cómo se apagan a la par los ojos,
se desploma el cuerpo sobre el mundo
y se abandona a la nada 
de un sujeto elíptico.
He de perdonarte subir de escaleras
y cancelas cerradas,
conversaciones de niños que se alejan
y gatos tristes.
Te perdonaré una cena en solitario,
cómo se multiplican las personas
cuando me son desconocidas
y la compasión por la amistad
y la cicatriz por el hambre.

sábado, 8 de junio de 2013

A ti te quiero en el defecto,
en la arruga encomiable del paso de mi tiempo,
en el accidente geográfico de esta constante.
Desde el parpadeo imposible de mis ojos de pez.
Como arrastrar la maleta por el aeropuerto
y tragar en un instante el miedo a volar.
Siempre cogiendo carrerilla.
A ti te quiero, hoy, en el pasado
dividiendo y multiplicando un conjunto vacío.