domingo, 27 de octubre de 2013

Me quisiste como al agua,
en el estado líquido en el que me encontraste.
Pude ser océano pero
solo fui saliva en un hilo
que nos unía 
desde mi boca hasta tu ombligo.
 

1 comentario:

Jo dijo...

empiezo a tener una rara obsesiòn con lo hìdrico