viernes, 29 de noviembre de 2013


Asimilo su dolor 
como un teorema matemático, 
su carencia y su insuficiencia. 
La disyuntiva,
la indecisión, 
su incapacidad para la felicidad. 
Y todo lo que no ha llorado. 
Pero no dos veces.