jueves, 6 de marzo de 2014

LUZ DE DOMINGO

Los domingos tienen una luz especial
que hace diferentes las calles y los parques
y si me empeño un poco en ver las cosas como por primera vez
tengo la sensación de que camino por una ciudad en la que nunca he estado.
Me sorprende el flaco día que entra por las rendijas abiertas de la persiana,
el aire viciado de la habitación que hemos respirado toda la noche,
el peso y el calor de la manta.
Y vuelvo la cabeza para encontrarte.
Duermes.
La luz de domingo me revela el secreto
y encuentro en ti, si me empeño un poco,
al tú que veo por primera vez
tan nuevo en mi rutina.

No hay comentarios: