viernes, 30 de enero de 2015


Pero las dejo sin abandonarlas del todo
porque lo que somos viene
de mil cosas que un día fuimos.
De una canción que un día bailamos.
De una esquina que un día doblamos
y guardamos como una sábana.
Yo soy ella, no puedo dejarla.

1 comentario:

Sergio DS dijo...

Somos y dejamos de ser tantas cosas.

Bonito, Inma.