sábado, 21 de febrero de 2015

Ella no quiere irse -me dice-
mientras mira sus manos entrelazadas
sus uñas mordidas
saltando de pensamiento en pensamiento
guardando el equilibrio entre palabra y palabra
no quiere irse, no
entre los cristales de sus lágrimas
las que aún no han escapado
las que brisan el lagrimal y escuecen
ella quiere quedarse -me dice-
ella se queda
entonces me mira
guarda en su mirada una verdad afilada
como un beso de despedida
que no se da

No hay comentarios: