martes, 26 de mayo de 2015

Me pidió perdón porque había cambiado,
dijo -lo siento-. 
Eso sí, lo dijo.
Sonó como yo encerrada en un frasco hermético
en aquel abrazo encubridor que oprimía el contento,
ya no era una cárcel
ni un consuelo como antes
solo era una redención
y no la mía.
Yo, en verdad, no tenía nada que redimir
solo algunos sueños que desrealizar.

jueves, 14 de mayo de 2015

Este olor a azahar
no me recuerda a nada
viene sin colorear, desnudo,
no dice palabras
ni tiene forma redonda
ni es un renglón
ni un puñal
ni unos labios.
Es un olor puerta
nuevo y sosegado
como un abrazo desconocido
hermético
y me traslada, sola,
a otro sitio
sin corona.

sábado, 9 de mayo de 2015

No volveré, lo sé, en mi locura
a la línea de salida
no hay regreso 
caigo en espiral
desde tus palabras 
hasta mi miseria
monstruo
obsceno
que no es capaz de dejar mi paz intacta
sin violarla en cada huida