jueves, 4 de junio de 2015

No se aferrará a nada.
Los muertos erosionarán sus bolsillos
como granos de arena
y repitiéndose cada mañana
qué no es la vida
abrazará una existencia estéril y narcisista.
Sin aferrarse a nada
multiplicará conjuntos vacíos, conjugará verbos
y tomará café en la barra
donde los que no se saben vencidos
aún creen que ganarán.
Todo lo que quiso ser amor

fue inútil.
No se aferrará a nada
tampoco a mí.