viernes, 26 de agosto de 2016

Creo que ir y venir ayuda, subir y bajar como en una montaña rusa, acercarse y alejarse como en un péndulo, ayuda. Ayuda a venir. 
Y a quedarse, sin pretensiones, solo por el gusto de explayarse, desintoxicarse, tender una mano, compartir un salvavidas.
Quién anda ahí, no sé.
Le debo ayudarla.